En muchas ocasiones, tengo la sensación de que por mucho que lo intente es difícil ser un viajero sostenible. Sobre todo en ciertos países como Norteamérica, donde «la cultura de usar y tirar» está tan implantada. En mi último viaje a USA me hacía esta pregunta casi a diario: ¿es posible ser un turista responsable en Estados Unidos? En los próximos párrafos voy a intentar darte una respuesta.

Este último viaje a Estados Unidos ha sido especial: ha durado dos meses. Y durante ese tiempo hemos visitado hasta 5 estados norteamericanos (California, Florida, Utah, Nevada y Arizona). Estuvimos en ciudades grandes, como Los Ángeles o Miami, y pequeñas, como Sandford o Coarsegold. Descubrimos desiertos, como el de Mojave, y grandes montañas, como las de Yosemite. Visitamos parques de atracciones y museos, playas y bibliotecas. Durante esos 60 días comimos en cafeterías, restaurantes de cadena, establecimientos ecológicos y compramos comida en supermercados, tiendas y mercados locales. La sensación fue siempre la misma: teníamos que esforzarnos mucho por no estropear los objetivos de sostenibilidad que habíamos diseñado para ese viaje.

Algas en las playas de Miami

10 problemas y 10 soluciones para ser un turista responsable en Estados Unidos

  1. Un viaje transoceánico
  2. Todo está plastificado
  3. Las dichosas pajitas
  4. Necesitas un coche para moverte
  5. Qué poco se recicla
  6. Vajilla, cubertería y cristalería desechable
  7. Comida tamaño XXL
  8. El poder de las grandes marcas y las grandes superficies
  9. Atracciones culturales masivas
  10. Deja a los animales en paz

Te voy a contar los problemas que nos encontramos en Norteamérica. Aquellas cosas que vimos en nuestro viaje contrarias a los que debería ser un turismo sostenible. Pero también te voy a aportar alternativas y soluciones para que con tu granito de arena podamos hacer grandes cambios entre todos.

Es importante que recuerdes que Estados Unidos es el tercer país del mundo más visitado, solo por detrás de España y Francia. Cualquier cambio en sus políticas sociales, económicas y medioambientales tiene una gran influencia en los viajeros que recibe. Piensa que tú también puedes contribuir a ese cambio con una actitud más sostenible y responsable.

1.- Un viaje transoceánico

Visitar un país como Estados Unidos para los españoles implica hacer muchas de vuelo. Para que te hagas una idea un vuelo desde Madrid a Nueva York —ida y vuelta— supone 1.69 toneladas de CO2 en emisiones.

Solución: alargar tu estancia en el país puede ser la mejor forma de compensar tu huella ecológica. Con alternativas al alojamiento tradicional como HomeExchange puedes estar más días sin incrementar costes. Otra opción es elegir hoteles que no estén en grandes ciudades. De esta forma le tomarás mejor el pulso a la esencia del país. Hacer un viaje de 4 días para ver Nueva York no es sostenible ni práctico. Disfrutarás más si puedes estar al menos dos semanas. El calentamiento global es un gran problema que la aviación comercial incrementa. Te propongo menos viajes, pero de más tiempo y mayor calidad.

2.- Todo está plastificado

No podemos acusar a USA en exclusiva de este problema. Esta cuestión la estamos sufriendo en todo el mundo: en cada supermercado, bar o restaurante. Sí que es cierto en Estados Unidos es especialmente exagerada.

Solución: una de nuestras decisiones más difíciles fue no comprar nada envasado en plástico. Esto en muchos supermercados nos impidió poder comprar alimentos como lechuga o rúcula. Al final siempre encuentras una alternativa. Disfruta comprando «a granel»; es ecológico y económico. Lleva también tu propio kit de aseo. No cojas un cepillo de dientes —de plástico— diferente en cada hotel que alojes. Greenpeace te ayuda a calcular tu huella de plástico en este enlace.

Usar métodos de transporte no contamienantes como la bici es una buena forma de ser viajeros sostenibles

3.- Las dichosas pajitas

Aunque las podía haber incluido en el apartado anterior, las pajitas de plástico merecen el suyo propio. Es una pesadilla ver cómo con cada bebida que compras te dan una. Da igual que pidas un café, un batido, un refresco…; hasta con el güisqui o cualquier otro licor ponen una pequeña en tu vaso.

Solución: llevarte la tuya. Pero no de plástico; sino de metal. Por 3 € puedes comprar una. No ocupan espacio. Son fáciles de limpiar. Y de esa forma evitarás consumir un producto que tarda 500 años en descomponerse y que daña gravemente el ecosistema marino. Y después de tu viaje a Estados Unidos: ¡sigue usándola! España es el país europeo que más las consume por desgracia.

4.- Necesitas un coche para moverte

En un país gigantesco como Estados Unidos las distancias son enormes. Tanto dentro de sus ciudades como entre ellas. El coche es el medio de locomoción más utilizado. Es una religión en ciudades como Los Ángeles, que fueron construidas para usarlo a diario. También en las pequeñas poblaciones —por su estructura de suburbios y urbanizaciones— necesitarás uno para algo tan básico como hacer la compra.

Solución: el equilibrio entre alquilar un coche en Estados Unidos y utilizar los medios de transporte públicos. Nosotros solo usamos el coche cuando no había otras opciones como en el caso de Monument Valley o Yosemite. En las grandes ciudades puedes utilizar la versión «pool» —coches compartidos con otros pasajeros— de Lyft y Uber. De esta forma el viaje te resultará más económico y disminuirás tu huella ecológica. También es una buena opción alquilar bicis y patinetes. Aunque al final nuestra mejor alternativa siempre es la misma: ¡andar! Aprovecha para hacer ejercicio en tu viaje. Nosotros reventamos el Google Fit este verano en ciudades como Miami: con más de 15 kilómetros de media por día.

Mujer liando un puro en Little Habana; la importancia de apoyar al comerciante local

5.- Qué poco se recicla en USA

Una de las cosas que más le llama la atención a un español cuando viaja a Estados Unidos es que la basura, por lo general, se recoge solo una vez en la semana en las casas particulares. También que el reciclado es menos intenso: comprobarás que en las calles no hay contenedores como en España y que los envases manchados de comida —aunque sean de plástico— no se reutilizan.

Solución: este es el punto más difícil. En las calles no verás los típicos contenedores que encuentras habitualmente en las calles de cualquier ciudad o pueblo español. En centros comerciales y edificios públicos sí que encontrarás papeleras en las que hay división entre orgánico, plástico y papel. Yo utilicé esas y los contenedores de los supermercados para dejar mis envases.

Fuentes de agua en Estados Unidos, las tienes por todas partes.

6.- Vajilla, cubertería y cristalería desdechable

El plásticos es un problema, un gran problema. Lo peor es que está asociado un concepto terrible: todo es desechable. Tenedores, cuchillos, vasos, platos…; todos hechos en plástico y todos fabricados para usar y tirar. Y es algo que ocurre no solo en los establecimientos como el Burger King, pasa en otros muchos bares y restaurantes.

Solución: utilizar tu propia taza para el café. No te pondrán ningún tipo de problema. Llevar también tus cubiertos. Nosotros compramos unos de metal que usamos en todos los restaurantes evitando coger unos nuevos de plástico en cada comida. También nos llevamos nuestros palillos para el sushi. Y nada de botellas de agua, por favor. Lleva la tuya. En Estados Unidos tienes la suerte de tener baños gratuitos, cada pocos metros, en casi todas las ciudades y lugares turísticos. Allí encontrarás seguro un lugar para repostar agua. En los restaurantes es gratis y podrás rellenar también tu botella.

7.- Comida tamaño XXL

El desperdicio de comida es uno de los grande problemas medioambientales. Por la cantidad de energía usada para producirla que acaba siendo desaprovechada y por los residuos de basura que se generan de forma innecesaria. Como habrás podido comprobar si has estado ya en Estados Unidos, las raciones de la comida y la bebida son demasiado grandes.

Solución: ser conservadores. No pidas tres menús para tres personas; pido solo dos para compartir y cuando os lo hayáis terminado pensad si necesitáis más o ha sido suficiente. Nosotros solíamos pedir dos y acompañarlo de algún «side», guarnición —patatas, brécol, ensalada de col…— que encontrarás en la carta de todos los locales de comida. Pide siempre la versión más pequeña de la hamburguesa; te aseguro que será suficiente. Lo mismo con el refresco: aunque tengas refill —puedes rellenar tu vaso las veces que quieras— no tienes porque usarlo. Lo agradecerá el medio ambiente y también lo harán tus caderas…

Calesas con caballos en Central Park. Nosotros preferimos andar, ¿y tú?

8.- El poder de las grandes marcas y las grandes superficies

En demasiadas ocasiones centramos el turismo responsable solo en el problema medioambiental. Pero también tienes que tener en cuenta la importancia de fomentar un turismo y un consumo que promuevan la economía local y el justo y equitativo reparto de los beneficios que genera el turismo . Las grandes marcas y grandes ciudades cada vez acaparán más cuota de mercado, siendo en ocasiones las únicas opciones en los lugares más visitados.

Solución: busca alternativas. Equilibra tu gasto. Es normal que intentes encontrar la solución más cómoda, pero piensa que consumiendo en un bar o restaurante que no es de franquicia estarás promoviendo una economía más justa y sostenible. A la hora de hacer la compra hay una solución que nosotros encontramos en casi todos los lugares que visitamos: los «farmers market». Hasta en L.A. tienes uno, en The Groove. La fruta y la verdura en ellos son espectaculares y contribuirás a fortalecer a los comerciantes locales.

9.- Atracciones culturales masivas

El sobreturismo en un destino como USA está a la orden del día. Somos muchos los que queremos visitar las mismas cosas. Si vas a Nueva York seguro que quieres visitar la Estatua de la libertad; si tu destino es Los Ángeles querrás ir al paseo de la fama de Hollywood; y si viajas a Florida seguro que has reservado fecha para Magic Kingdom.

Solución: no seré yo quien te diga que no visites los lugares más emblemáticos de esas ciudades. Pero sí que intentes incluir también en tu agenda otros museos y monumentos menos masificados. Que en lugar de hacer todas tus compras en el parque de Disney, cojas también algún recuerdo en esos lugares más pequeños. Por esa razón en nuestros artículos intentamos incluir siempre lugares alternativos. Creemos que es importante que los conozcas y visitas. Muchos te sorprenderán y será una buena forma de huir durante unas horas de la masificación y los agobios.

Farmers market: la mejor forma de comprar fruta y verdura fresca y riquísima

10.- Deja a los animales en paz

En nuestro último viaje a Estados Unidos hemos visto toda clase de animales: serpientes, águilas, coyotes, mapaches, conejos, ratas del desierto, ardillas, corzos… En muchas ocasiones te los encontrarás en los núcleos urbanos. Se han acostumbrado a nuestra presencia y a nuestra comida.

Solución: déjales en paz. No les agobies con fotos. Y lo más importante: respeta las señalizaciones que especifican que no debes alimentar la fauna salvaje. Ellos no son los intrusos, en la mayoría de las situaciones lo seremos nosotros.

Proteger la fauna y la flora locales es una obligaciones: haz caso a los carteles

¿Conseguirás ser un turista responsable en Estados Unidos?

Estoy convencido que con un poco de esfuerzo puedes conseguirlo. Lo más importante es tener la voluntad de corregir y disminuir nuestra huella cuando viajamos. Yo he fallado muchas veces, no lo dudes, pero sigo intentándolo en cada viaje. Ser un turista responsable en Estados Unidos es complicado, pero puedes lograrlo. La recompensa es enorme.

¿Quieres saber más cosas de Estados Unidos?

Consejos para viajar a Estados Unidos

Viajar a Estados Unidos en 9 consejos para principiantes

Te he preparado los mejores tips para que organices tu ruta por USA. Todo lo que necesitas saber si eres principiantes y muy práctica para los que repetimos en el destino.

2 comments
Conducir en Estados Unidos

Conducir en Estados Unidos, 10 consejos para tu viaje

USA es un país increíble. Inmenso. Inabarcable. Casi 10.000 millones de kilómetros cuadrados. Hay cerca de 5.000 kilómetros entre la costa este y la oeste, entre Nueva York y Los Ángeles. En este país todo es a lo grande y las distancias entre sus ciudades son considerables. Muchas cosas que ver y demasiadas millas entre …

0 comentarios

Seguro de viaje en Estados Unidos, razones para contratarlo

Sumar otro coste más al viaje siempre es agobiante. Después de leer este artículo vas a estar encantado de pagar el importe de tu seguro de viaje. Sobre todo, cuando el destino sea un país como los Estados Unidos.

0 comentarios

Deja un comentario