Si viajas a nuestra querida Barcelona seguro que vas a estar unos cuantos días por allí; tienes muchos monumentos para ver y un montón de planes para hacer. En la ciudad catalana hay una gran variedad de propuestas de alojamiento. Yo te voy a contar mi experiencia en el hotel 1882, un establecimiento de diseño, que apuesta por la sostenibilidad, a un paso de la Sagrada Familia y que cuenta con una piscina con vistas en la azotea. ¿Quién da más?

Espero haberte puesto los dientes largos ya en el primer párrafo. De todas formas, voy a profundizar un poco más para que conozcas mejor este hotel y lo disfrutes tanto como lo hice yo.

Si vas a visitar la capital de Cataluña te aconsejo que le eches un vistazo a los artículos que ya hemos publicado Mónica y yo de la ciudad. Como el que hicimos de los imprescindibles de Barcelona. También te puede resultar interesante saber cuáles son las mejores excursiones que puedes disfrutar en los alrededores.

Mis 5 razones para reservar el hotel 1882

El hotel 1882 está situado en un lugar céntrico y tranquilo. Al lado de una de las joyas del modernismo y uno de los edificios más icónicos y representativos de la ciudad, la Sagrada Familia. Este alojamiento tiene una gran relación con el arquitecto Antoni Gaudí y con su obra. Fue en el año 1882 cuando comenzó la construcción de este popular edificio religioso. Te doy más pistas de su vinculación con el modernismo: el restaurante se llama El bosc —el bosque—; la terraza, El cel —el cielo—, dos elementos claves en este movimiento artístico; y sus salas de congresos son Domènech y Montaner, los apellidos del otro gran arquitecto modernista catalán.

1.- Un alojamiento a pocos metros de la Sagrada Familia

En este blog de viajes somos unos apasionados del modernismo. Mónica se lee todo lo que cae en sus manos sobre la obra y la vida de Antoni Gaudí. En Barcelona hay muchas obras de este genial arquitecto como Casa Vicens, Casa Milà y Casa Batlló, pero si hay una que destaca por encima de todas es la Sagrada Familia. Desde la azotea del hotel 1882 puedes admirarla.

A pocos metros del hotel tienes un montón de sitios chulos para comer y cenar. Mi recomendación es que evites los más cercanos a la famosa iglesia y te dirijas a la zona del paseo de Sant Joan, donde hay lugares de gran calidad como el Kook, el ChichaLimoná y el Petitbo, donde disfrutar de platos ricos a un precio más que razonable. Al lado del 1882 tienes la Taberna Oniric; a mí me pareció un lugar extraordinario, puedes leer mi reseña de este local en Google maps.

2.- Una piscina en la azotea

En el punto anterior ya te he avisado que en la planta número 7 del edificio tienes una espectacular terraza con vistas a la joya del modernismo catalán. Tendrás la sensación de poder tocar con tus manos las agujas, rematadas en esos curiosos pináculos de colores, que salieron de la cabeza inquieta de Gaudí.

Pero es que además de poder admirar el paisaje barcelonés, en esta azotea tienes una piscina para darte un chapuzón de lo más refrescante y original. Está abierta desde las 10 de la mañana hasta las 8 de la tarde, y cuenta con tumbonas donde descansar de una dura jornada pateando los barrios de Barcelona. No se me ocurre mejor plan para desconectar que nadar en una piscina de agua salada mientras ves la Sagrada Familia al fondo.

3.- Un hotel de diseño lleno de detalles

Ya te he contado que hay un gran hombre asociado al hotel 1882, Antoni Gaudí. Pero no es el único. Hay otro muy importante, William Morris. Puede que te suene porque fue el creador del movimiento Arts and Crafts. Dicen que Morris fue uno de los inspiradores de Gaudí.

La naturaleza y las formas geométricas son la base de la decoración del hotel. Me gustaron mucho las zonas de lectura y trabajo, situadas al lado de la recepción. También las habitaciones, amplias y luminosas. Creo que vas a disfrutar tanto como yo con el equilibrio entre diseño y toques vegetales de este alojamiento.

4.- Un establecimiento que apuesta por el turismo sostenible

Cuando hablamos de ser viajeros responsables muchas veces lo enfocamos todo al lado ecológico, y eso es un error. En el turismo responsable son igual de importantes otros tres factores: el social, el económico y el cultural. ¿Qué hace el hotel Barcelona 1882 por la sostenibilidad? Apunta:

  • Apuestan por un transporte limpio. Tienen puesto de repostaje para coches eléctricos en el parking y un sistema de alquiler de bicicletas del que te voy a hablar al final del artículo. Su localización fomenta el uso del transporte público: la boca de metro de Sagrada Familia está a solo 400 metros, y la de Joanic a 600.
  • Ayuda a los más necesitados. El personal de mantenimiento dedica dos horas de su tiempo de trabajo a personas sin recursos con reparaciones en sus hogares.
  • Gastronomía de kilómetro cero. El 70 % de los productos que ofrecen en su cafetería y el restaurantes es de origen local. También colaboran con asociaciones para evitar el desperdicio de alimentos.
  • Eficiencia energética. Su construcción se hizo bajo este filosofía y por ese motivo tiene el certificado Lee Gold.

Por todo este trabajo ha sido reconocido por Re Think Hotel 2018 como uno de los diez mejores proyectos de rehabilitación hotelera sostenible de nuestro país.

5.- Restaurante y cafetería para comer o cenar

Ya te he chivado unos cuantos sitios para picar y disfrutar de la gastronomía barcelonesa cerca de este alojamiento. Pero no te puedes perderte la cafetería y el restaurante del hotel Barcelona 1882. La relación calidad-precio es incomparable.

Y no te olvides de coger tu habitación con desayuno. Está todo muy sabroso. Tomártelo en su original terraza al aire libre, en mesas de madera, rodeado por plantas y con toda la luz natural de la ciudad desparramándose por el tejado, es un verdadero lujo.

Y otras 5 razones para que te enamores del Hotel 1882

Creo que ya te he dado suficientes argumentos para que reserves tu habitación en el hotel Barcelona 1882. Pero por si acaso tienes alguna duda, te voy a contar otras 5 cosas que me encantaron de este establecimiento de la ciudad condal.

  • Gimnasio. Me encanta el deporte. Me gusta mucho correr —practicar running como decimos ahora— y también suelo hacer un poco de pesas. Por eso cuando me alojo en un hotel no desaprovecho la ocasión. El gimnasio del Hotel Barcelona 1882 tiene cintas, bicicleta estática y una máquina de musculación muy completa. Y lo mejor: está abierto las 24 horas. Se me olvidaba: los miércoles de 9 a 10 de la mañana hay una sesión gratuita de yoga para los clientes.
  • Parking. Aparcar en Barcelona es una locura. Ya te lo conté en la guía de transporte que publiqué de la ciudad. Si llegaste con tu coche o uno de alquiler al hotel te aconsejo que dejes el coche en su parking. No es el más barato, 30 euros por noche —también hacen precios por 4 días y por semana—, pero es seguro, con plazas amplias y una buena entrada y salida. Dejar tu automóvil en la calle es complicado por las limitaciones municipales de aparcamiento —aquí pagas en todas las zonas de la ciudad— y la mayoría de los garajes que encontré no eran mucho más baratos, estaban más lejos y no me ofrecieron tanta fiabilidad. Importante: como ya te comenté, si tu coche es eléctrico puedes recargarlo aquí.
  • Visita guiada de Gaudí. Toma nota: los sábados por la tarde, a las 18 horas, un guía te llevará por el barrio para descubrir los secretos de Gaudí y su famosa obra, la Sagrada Familia. Un buen aperitivo para conocer los secretos del modernismo de Barcelona. Pregunta en recepción.
  • Seguridad. Estamos viviendo una época difícil y yo como viajero, al igual que tú, valoro mucho la seguridad sanitaria. Los protocolos COVID del hotel Barcelona 1882 me dieron tranquilidad durante mi estancia: control de temperatura, dispensadoras de geles en todas las zonas nobles, desinfección de habitaciones y zonas comunes, pulverización de equipajes…
  • Bicicletas. En el apartado de sostenibilidad ya te anticipé que tienen un servicio de bicis. Pide la tuya en recepción y disfruta de una ciudad que ha apostado por este medio de transporte.

¿Ya sabes cuál va ser tu hotel para dormir en Barcelona?

Seguro que sí. El Hotel 1882 es un establecimiento de diseño con un montón de atractivos. Sé que como a mí, su piscina va a ser uno de los principales motivos para quedarte aquí, pero valora también la localización. En una ciudad grande como Barcelona yo evaluo si un hotel es caro o barato por sus servicios, pero sobre todo por su situación; perder dos horas en transporte es gastar tiempo y dinero sin necesidad. Un hotel céntrico para mí es la mejor forma de ahorrar y aprovechar tu visita.

Si al final te decides por este hotel: no te olvides de contarme tu experiencia en los comentarios.

¿Qué más quieres saber de Barcelona?

Exterior del Aeropuerto de barcelona

Cómo llegar del aeropuerto al centro de Barcelona

Aunque mi aeropuerto de referencia para viajar es el de Madrid, al final acabas volando también desde otras ciudades. En varias ocasiones he tenido que desplazarme desde el aeropuerto al centro de Barcelona. En cada una de ellas he usado distintos sistemas de transporte. El aerobús o bus express que había cogido la primera vez …

0 comentarios
Brrunch Just-4-u

Brunch en Madrid versus Barcelona

¿Puede haber algo mejor que comer cuando tienes hambre? Sí. Comer en un restaurante en el que los detalles cuentan. Para mí, no es lo mismo alimentarse que disfrutar una comida con todos los sentidos. Y tomar un brunch en Madrid es tan especial como… almorzar un brunch en Barcelona. Sí. Dos ciudades en las …

0 comentarios

Un día en Barcelona por el Barrio Gótico

Esta ruta es un recorrido a pie por el centro de Barcelona para conocer las calles más estrechas del Call, los edificios góticos más fotografiados y las plazas más coquetas.

2 comments

Deja un comentario