Parece que el arquitecto catalán sea nuestra obsesión. Le hemos seguido por las calles de Barcelona, de edificio en edificio. También dimos con su pista en Astorga. Solo nos quedaba acercarnos a Cantabria para visitar una de sus primeras obras, una de las pocas que quedaba por incluir en nuestro blog, el Capricho de Gaudí. En realidad, yo la había conocido hace años, pero de otra forma; te lo cuento a continuación, junto con toda la información para visitar este monumento de Comillas.

Como te decía yo ya había estado en Comillas. Mi primera vez fue hace muchos años, en unas «colonias», un campamentos en los que disfruté de lo lindo en esta bonita villa cántabra. Luego volví unas cuantas veces a esta localidad marinera de la costa occidental. Por aquel entonces este edificio modernista no era un museo como ahora, ¡sino un restaurante! En el último viaje pude disfrutar por fin de el Capricho de Gaudí por dentro, y me encantó la experiencia.

Aprovecho para recomendarte un par de establecimientos para dormir en Cantabria: 1) La Posada rural Fuente Juliana, está en un entorno idílico, tienes buenas habitaciones y un desayuno muy rico, y 2) El Muelle de Suances, si prefieres playa lo vas a gozar con este hotel que además tiene un spa, toda mi familia se ha alojado aquí y le dan cinco estrellas.

Un palacio colorido y florido.

10 curiosidades del Capricho de Gaudí

Este palacete fue una de las primeras obras importantes de Gaudí. El arquitecto catalán tenía 31 años cuando inició este edificio. Solo hizo tres construcciones fuera de Cataluña: el Palacio episcopal de Astorga, la Casa Botines de León y este original palacio. Máximo Díaz de Quijano, un adinerado abogado que hizo fortuna en Cuba, fue quien le encargó la obra.

  1. Un marqués «caprichoso«. Este palacete de tres plantas es un “capricho” de un indiano. Su nombre original era Villa Quijano, tomado del apellido de este misterioso personaje, pero caló más hondo el apelativo que le dieron los vecinos, y así llegó bautizado hasta nuestros días. Su construcción fue todo un acontecimiento en esta villa marinera, y su dueño objeto de múltiples habladurías: por «solterón», por su compañías, sus aficiones —la música y la botánica— y su enfermedad.
  2. Un restaurante modernista. Quizás la mayor curiosidad de este monumento te la he contado ya. Dicen que los herederos del empresario Antonio Díaz —que había comprado la propiedad a la última descendiente del marqués, Pilar Güell Martos, por 100.000 euros— se gastaron casi dos millones € en reformarlo para convertirlo en un restaurante que fuese un referente gastronómico. A los pocos años lo adquirió un grupo japonés, pero la crisis económica de 2008 tumbó el proyecto culinario, y desde entonces es visitable.
  3. La conexión catalana. Gaudí llegó a Comillas por Máximo Quijano, concuñado del Marqués de Comillas, quien a su vez era suegro de Eusebi Güell, el famoso mecenas del arquitecto de Reus. Gaudí que estaba con «mucho lío» —por aquel entonces andaba enredado a la vez con la Casa Vicens de Barcelona— dejó que fuese su amigo Cristóbal Cascante el encargado de dar el fin de obra.
  4. El modernismo en Comillas. Por la localidad cántabra pasaron más arquitectos modernista nacidos en Cataluña. El Palacio Sobrellano , que está detrás del Capricho, levantado en estilo neogótico es obra de Joan Martorell, profesor de Gaudí. También se dejó ver por aquí otro de los grandes referentes de este estilo arquitectónico, Lluís Domènech i Montaner; que se encargó de la fachada principal del cementerio.
  5. La caja de música. No pierdas detalle de las notas musicales en la forja. Si te fijas bien descubrirás que la barandilla es un pentagrama. El Capricho de Gaudí es una caja de música.
  6. Un tributo a la naturaleza. La gran pasión del autor de la Sagrada Familia era la naturaleza, como descubrirás en la famosa decoración de girasoles de la fachada.
  7. Un refugio para un dandi. La casa está concebida con lugares privados para preservar la vida «mujeriega» de Máximo.
  8. Una construcción exprés. Solo pasaron dos años entre que Gaudí inició el proyecto y Cascante Colom lo terminó. Algunas partes quedaron pendientes de rematar.
  9. Un palacio sin dueño. Dicen que la culpa pudo ser su vida licenciosa y que ya regresó enfermo de Cuba. Lo cierto es que Máximo solo disfrutó 7 días de la casa. La heredó Benita, su hermana.
  10. Ecos del Gaudí más barcelonés. Muchos de los conceptos que el arquitecto catalán manejó después aparecen en esta construcción: el muro de contención como el que utilizará posteriormente en el Park Güell, la escalinata que replicará más tarde en Pedralbes y los simbolismos de las vidrieras y las decoraciones de hierro forjado.

Tipos de visitas al Capricho de Gaudí

Quiero ayudarte a planificar tu visita al Capricho de Gaudí. Como a cada persona nos gusta ver las cosas de una forma, te voy a sugerir cuatro fórmulas para disfrutar de este palacio modernista.

El Palacio Sobrellano al fondo del jardín.
Como para no ser unos enamorados del modernismo con estas torres.
  • Excursión de Civitatis. Para mí esta opción es la mejor. Porque combina una visita a Comillas —en la que recorres la Casa Ocejo, la iglesia de San Cristóbal yo el Palacio de Sobrellano— y al Capricho de Gaudí. Puedes comprar tus entradas en este enlace.
  • Visita rápida. Centrada en recorrer los rincones del palacio que te cuento en el siguiente epígrafe.
  • Vista recomendada. Comienzas con el vídeo y luego pasas a disfrutar de esos rincones del edificio.
  • Visita 100 % Gaudí. A la anterior le sumas la exposición de la planta principal titulada «Gaudí: el origen».

Los rincones del Capricho de Gaudí

Nada más entrar al recinto, a mano derecha encontrarás las taquillas. Desde allí se accede por un camino hasta el Palacio. Ya te he contado qué clase de visitas puedes hacer. Para que te sea más sencillo te voy a explicar cómo se divide este edificio y sus alrededores.

No te olvides de subir a la terraza de la última planta.
La naturaleza, la obsesión de Gaudí.
No dejes ningún rincón por descubrir en este Palacio de Comillas.
  • El invernadero. Servía para albergar plantas tropicales, pero también para repartir la luz, y aportar color a este edificio, cuya distribución está diseñada pensando en la orientación del sol.
  • Dormitorio. La habitación principal tiene 45 metros cuadrados. Sus originales contraventanas aíslan el interior del frío. Hay un artesonado de madera con 88 flores de hierro de un kilo cada una. La chimenea inglesa le imprime carácter a este espacio.
  • Baño. Distribuido en tres zonas: azulejo blanco, bañera y retrate. La joya de esta estancia son las vidrieras que unen las dos pasiones de Máximo, y también de Gaudí, música y naturaleza: un mirlo tocando el órgano y una abeja con una guitarra.
  • Comedor. Pone doble ventana para protegerlo del norte. Las persianas de madera terminan de proteger el interior. Se enrollan con un peso de cinco kilos.
  • Salón principal. La habitación de la música. Aquí se hacen fiestas íntimas pero sin persianas para que todo el mundo los vea; y cotillee a su gusto… Los balcones miraban para dentro para disfrutar de lo que pasa en el interior gracias a la buena acústica de la estancia. Hasta las guillotinas suenan como campanas.
  • Recibidor. Su techo es una verdadera obra de arte.
  • Cenador. Tiene un artesonado con flores de yeso policromada. Al fondo, enmarcado con un arco, vemos el fumador, con su decoración que nos traslada a Oriente.
  • El estudio. Uno de los lugares más importantes. Un espacio íntimo donde Máximo daba rienda suelta a su amor por la cultura y la escritura. Destacan los forjados de hierro de los balcones.
  • La gruta. Este espacio cavernoso vuelve a ser un tributo a la naturaleza, y también a las Cuevas de Altamira, descubiertas en 1868 por Modesto Cubillas y cuyo divulgación se realizó en la época de la construcción del Capricho por Marcelino Sanz de Sautuola.
  • El jardín. Pese a su amor por la flora, Antonio Gaudí desarrolló pocos proyectos paisajísticos. Este es uno de los que se conserva. Uno de los elementos más destacados es el curioso patio con forma de herradura. Desde lo alto tienes unas de las mejores perspectivas del Capricho.
Máximo Díaz de Quijano se merecía haber disfrutado más tiempo de su «capricho».

Información práctica del Capricho de Gaudí

Espero que te sepas la lección al dedillo. Para terminar el artículo quiero darte una serie de datos prácticos que te van a ayudar en tu visita al Capricho de Gaudí.

  • Horarios. En invierno —de noviembre a febrero— abren, de lunes a domingo, de 10:30 a 17:30. En primavera y en otoño, de marzo a junio y en el mes de octubre, está abierto todos los días de la semana de 10:30 a 20:00 horas. En verano, del 1 de julio al 30 de septiembre, el horario es de 10:30 a 21 horas de lunes a domingo.
  • Tienda y librería. Para mí este es uno de los mejores lugares de cualquier museo. Mi hija y yo siempre le dedicamos un buen rato. Aquí te encontrarás un montón de recuerdos y regalos, y una amplia selección de libros sobre Antoni Gaudí y el modernismo.
  • Grupos. Si sois unos cuantos, tenéis la posibilidad de realizar una visita especial. En el mail visitas@elcaprichodegaudi.com te explican las posibilidades y te hacen la reserva.
  • Accesibilidad. Pese a ser un palecete del siglo XIX lo han acondicionado para que pueda ser visitado por personas con movilidad reducida. El camino hasta el palacio, en cuesta, por tierra de gravilla, puede dificultar el acceso, pero luego el edificio está preparado para sillas de ruedas, excepto la zona de desvanes a la que se sube por unas escaleras de caracol. Los perros guía son bienvenidos. Las personas en silla de ruedas y los invidentes tienen entrada gratuita, al igual que un acompañante.
  • Aparcamiento. El Palacio de Gaudí está situado a pocos minutos andando del centro del pueblo. No puedes entrar con el coche al recinto. Y en la entrada no hay sitio para aparcar. Lo mejor es que lo intentes en un parking que hay justo antes del supermercado Lupa, a escasos 300 metros antes de llegar al palacete por la carretera CA-135.

¿Qué te ha parecido la visita la Capricho de Gaudí?

Espero que hayas disfrutado con el contenido que te he preparado y puedas disfrutar de tu visita al Palacio del Capricho. No te olvides de dar una buena vuelta por Comillas , y si vas en época de «solito», acércate a cualquiera de las playas que hay a pocos kilómetros de esta localidad cántabra, como la de Oyambre —una de las más populares de la zona, siempre llena de gente—. Un secreto: justo al lado está el arroyo del Capitán, un sitio de lo más curioso, al que solo se puede acceder en función de cómo esté subiendo o bajando la marea.

¿Quieres saber más de Gaudí y del modernismo?

Horarios y precios del Park Güell

Horarios y precios del Park Güell, planifica tu visita

En este artículo tienes todo lo que necesitas con los horarios y precios para visitar uno de los parques de Barcelona imprescindibles. También te explico lo que tienes que hacer para ahorrarte tiempo en las colas o cuándo es gratis la entrada a Park Güell.

2 comments

Imprescindibles del modernismo en Barcelona

Hasta 115 obras demuestran que el Modernismo arraigó con fuerza en Barcelona. A día de hoy es un arte muy vivo. Por eso hoy te llevo a las mejores casas y edificios de la ciudad. Con información práctica de horarios y precios para que organices tu visita.

0 comentarios
Qué ver en Astorga y qué hacer

Qué ver en Astorga, lo mejor de la capital maragata

Si vas a visitar Astorga esta guía que he preparado te va a ser de mucha ayuda. Prepárate para descubrir conmigo esta bella ciudad leonesa.

4 comments

Deja una respuesta

2 Respuestas para “El Capricho de Gaudí, el tesoro de Comillas”

  1. Avatar for Miguel Ángel Santamarina Carmen dice:

    Hace dos años hemos estado,leí tu artículo para tratar de recordar la vista. Fue guiada por una estupenda joven que aportó todos los detalles, creo que no quedó nada guardado.
    Mi hoja de recuerdos se traspapeló. Por lo que todo tu texto fue un refresco para mi memoria. Sobre la obra de Gaudí nos ha quedado Astorga. Gracias!

    Responder
    1. Avatar for Miguel Ángel Santamarina Miguel Ángel Santamarina dice:

      Hola Carmen,

      Me alegro que te haya servido nuestro artículo del Capricho de Gaudí para refrescar tu visita a Comillas. Nosotros somos unos enamorados de la obra del arquitecto catalán y si a ti también te gusta tanto: te recomendamos que veas Astorga. Además de disfrutar de su obra puedes visitar un montón de cosas más en este lugar de León, y probar sus ricas pastas y su chocolate.

      Responder