Pasar 10 días —como yo hice— saboreando la rica gastronomía polaca es toda una experiencia. En la primera frase de este artículo ya te lo he dejado claro: comer en Polonia es un auténtico placer. Te voy a contar por qué.

Lo primero que tienes que saber es que la gastronomía de Polonia está influenciada por muchos de los países con los que tuvo relación en el pasado: Hungría, Rusia, Ucrania, Alemania, Lituania… Como irás comprobando: las recetas polacas no son ligeras, muchos de sus platos, aunque sabrosos, son bastante contundentes.

Durante mi viaje por tierras polacas visité diferentes ciudades: Breslavia, Cracovia y Varsovia; en todas ellas disfruté de buenas experiencias gastronómicas. Espero que está información que te he preparado te sirva para saber que pedir cuando te toque el turno de pedir en uno de sus restaurantes. La mayoría de las cartas las encontrarás en polaco y en inglés.

Además de la cocina tradicional, también hay innovación en los fogones

5 productos típicos de Polonia

El éxito de la cocina polaca está basado en la materia prima. Para mí una de las grandes experiencias fue pasar un rato en sus mercados: el Hala Torgowa de Breslavia, el Stary Kleparz de Cracovia y el Hala Gwardii en Varsovia. Los verdes —de espárragos trigueros, encurtidos y pimientos— y los rojos —de fresas, frutos del bosque y tomates— que se esparcen por sus puestos componen una sinfonía de colores que es todo un regalo para los ojos. Pero también tu nariz disfrutará lo suyo con ese olor a auténtico que desprenden las espacias — mejorana, hinojo, comino, perejil y pimienta que condimentan sus carnes— y los aromas que llegan de su panes y pasteles.

Los mercados polacos son una sinfonía de colores y olores

1 El pan (chleb)

Es mucho más que en alimento en Polonia. Se acompaña con él todas las comidas. Es símbolo de fertilidad y de suerte. El tradicional está hecho con centeno. Lo verás acompañado con semillas de sésamo, amapola o girasol, pasas y nueces. En algunos restaurantes descubrirás que sirve de recipiente para las sopas.

2 Kielbasa

Kielbasa es la palabra para denominar a uno de los ingredientes estrella de la gastronomía polaca: la salchicha. Puede ser normal o seca (sucha). Las segundas tienen mayor duración y se comen como un embutido. Casi siempre son de cerdo, aunque las encontrarás también de vaca, pavo, caballo, cordero y hasta de bisonte. La hay ahumadas y frescas. Suelen formar parte de los desayunos polacos. Yo las incluí en todos los míos durante mi viaje: ¡proteína y energía para todo el día!

Vuelos baratos

Icono de la sección

Estos son los 4 tipos de salchicha polaca más comunes —aunque hay más de una docena—:

  • Krakowska: se trata de una salchicha picante y ahumada. ¡Ojo! Lleva trozos de ajo. No es para todos los estómagos.
  • Wiejska: tiene forma de U. Está hecha con carne de cerdo y de ternera. También lleva ajo, pero menos.
  • Myśliwska; es una Wiejska «premium»; tiene una carne de más calidad.
  • Kabanos: es la salchicha más fina. Está hecha de cerdo y de pavo. Mi preferida.

Te en cuenta que en la mayoría de la ocasiones las salchichas se servirán hervidas y no fritas. También las encontrarás a la parrilla en los restaurantes de Polonia.

La estrella de los fogones polacos, las salchichas

3 Oscypek

El queso es uno de los ingredientes fundamentales de muchos de los platos típicos de Polonia como los pierogi. Uno de los postres que más verás en los restaurantes es la Sernik, una tarta de queso absolutamente deliciosa. Es la más típica es la Cracovia.

Los queso polacos están de muerte. Si te gustan los ahumados estás de suerte. Aquí tienen uno realmente espectacular: el llamado Oscypek, elaborado con leche de oveja y originario de la zona de Podhale. Es un queso de las montañas. Tiene un aspecto singular y un sabor espectacular. Lo encontrarás en todos los mercados de las ciudades de Polonia. Es un snack nutritivo y diferente.

Otro queso que está muy rico es el Warkocze serowe. También es ahumado y es el complemento ideal de una rica cerveza polaca.

4 Makrela

No todo es carne en Polonia. El pescado también tiene su protagonismo. Aunque a lo mejor no te has dado cuenta: este país tiene costa, en el Mar Báltico. De todas formas, en las ciudades de interior es más común encontrarlo ahumado. Śledż (arenque), Pstrąg (trucha) y Makrela (caballa) son los más comunes. Este último no falto en ninguno de mis desayunos.

Caballa, un delicioso desayuno para los amantes de lo «salado»

5 Ogórek

Como podrás comprobar: a los polacos les pirran los encurtidos. Y de todos ellos los que les vuelven más locos son los pepinillos. Los comen a todas horas. Como aperitivo, de acompañamiento en almuerzos y cenas, e incluso a primera hora de la mañana. Suelen estar fermentados. Una advertencia: ten cuidado con ellos; son adictivos.

En Cracovia hay una gran variedad de restaurantes

10 Platos típicos de Polonia

Los desayunos son importantes. Suelen acompañarse con pan, salchichas, huevos revueltos, café o té. En los almuerzos la estrella es la sopa. Pero, ¡ojo!, no pienses en un caldito con cuatro fideos. ¡Las sopas polacas son contundentes! Con un zurek y un postre puedes darte por comido.

Tienes que tener en cuenta que la gastronomía polaca, aunque no es picante, es poderosa y de sabores fuertes. Su cocina se basa en la tradición rural. En el campo polaco se producían rábanos, coles zanahorias y remolachas que se usaban para preparar platos calientes que debían servir para pasar el duro invierno. Aún hoy en muchos lugares se siguen sobrepasando los 20 grados bajo cero durante algunos meses.

En Polonia puedes comer en todo tipo de restaurantes

Comer en Polonia viene marcado también por las estaciones. El pescado de la costa se convierte en verano en la estrella, mientras que en otoño la caza y las setas son protagonistas.

1 Pierogi

Los pierogi son el gran plato de la gastronomía de Polonia. Los encontrarás en todas las cartas de sus restaurantes. Incluso verás locales abiertos las 24 horas que los sirven.

Como te he contado, en los restaurantes las cartas suelen estar en polaco y en inglés. En idioma sajón los verás como dumplings.

Los hay de diferentes clases. Los ruskie son los más clásicos. Están elaborados con patata, cebolla y queso cottage. Estos raviolis o empandillas se elaboran con agua, harina y aceite. También se rellenan de carne, setas y/o verduras. Y se acompañan de diferentes salsas y mermeladas. En Polonia son toda una religión y yo me hecho un devoto seguidor. Los he comido de todas las formas y sabores, pero todavía quiero probar más.

Parecidos a los pierogi son los pyzy. Están hechos con pasta de patata y rellenos de carne o queso. Deliciosos.

Pierogis, hechos al estilo tradicional: ruskie.

2 Zurek

Si los Pierogi son el plato estrella de la gastronomía polaca, las sopas son sus cimientos. Las hay de diversas clases. Todas potentes, nutritivas y estupendas. Si te gustan los platos de cuchara como a mí: estás de suerte.

El Zurek es una de las más típicas. Lleva ajo, salchichas (kielbasa) y huevos cocidos. Y en ocasiones ya te he mencionado que se puede servir dentro de un pan.

A mí me gustó mucho también una sopa que probé de influencia ucrania:
Barszcz czerwony. Es una sopa de remolacha que está deliciosa.

Żurek, la sopa más popular de Polonia

En Varsovia también comí una Flaki Wolowe que casi me tumba. Es un plato especialmente indicado para los amantes de los callos a la madrileña. Puedes probarla en Pyzy i flaki gorące, en el Barrio de Praga, en Varsovia. No te dejas llevar por el olor que viene de los fagones, ni engañar por tu estómago, con un tarro será suficiente. Tomarte dos es de locos…

La Barszcz biały (harina fermentada, servida con patatas cocidas), la Kapusniak (col fermentada) y la Ogórkow (pepino fermentado, con nata y arroz) son otras de las más típicas.

Sopas de tripas en el Barrio de Praga, la versión polaca de los callos a la madrileña

3 Bigos

A mí me recuerda a nuestros tradicionales cocidos, como los de Astorga o Burgos. Este plato lleva chucrut, ternera, caza, salchichas… Es muy popular. Te lo recomiendo para un día que tengas previsto andar unos cuantos kilómetros. Esta col fermentada es todo un clásico de muchos restaurantes. Te la recomiendo mejor para comer que para cenar.

4 Kotlet schabowy

Aunque también hay muchas propuestas vegetarianas, Polonia es un país ideal para los amantes de la carne. Uno de los platos más comunes es el Kotlet schabowy. Una chuleta de cerdo rebozada que se suele acompañar con coles fritas y patatas.

Ya sé que te estoy hablando de muchos platos carnívoros, pero no es difícil llevar una dieta verde en Polonia. En las grandes ciudades encontrarás también propuestas veganas.

5 Golonka

Yo me lo comí en las minas de sal de Cracovia y estaba muy sabroso. Es un codillo asado. Las raciones en Polonia suelen ser muy generosas. No se te ocurra juntarlo con una sopa. Acompáñalo con una guarnición de ensalada o a lo sumo con unas patatas.

Minas de sal de Cracovia y Auschwitz

Icono de la sección

6 Steak Tartar

En la Edad Media identificaban como tártaros a turcos y mongoles. Su influencia se ha dejado notar en las cocinas de toda la Europa oriental. Uno de los platos más característicos es el steak tartar. Se elabora con carne de ternera picada, macerada con mostaza, pimienta y aciete. Se sirve con yema de huevo, cebolla picada, alcaparras y pepinillos.

El que yo probé en el Kieliszki na Hozej era un escándalo. Un manjar. Uno de los mejores platos que he probado en los últimos años. Si te quieres dar un lujo: toma nota de este restaurante de Varsovia.

El mejor tartar del mundo se hace en el estaurante Kieliszki Na Próżnej.

7 Zapiekanka

Este es el bocadillo típico de Polonia. Lo encontrarás en plazas, mercados y en los lugares copas y restaurantes. Es un pan, divido en dos mitades, con una base de champiñones, vegetales y queso al que le puedes añadir, según tus gustos, jamón, salchichas, aceitunas, piña…; lo que te apetezca. Es una fórmula barata y nutritiva para calmar el hambre.

8 Naleskini

Dejamos lo salado y te voy a hacer salivar con lo dulce. Los naleskini son una «gordura» de lo más apetecible. Estos crepes se pueden comer de postre o de segundo plato después de la sopa. Están rellenos de queso. Se sirven calientes con azúcar glas espolvoreado y acompañados de nueces y pasas. No pienses en las calorías; solo disfrútalos.

9 Obwarzanek

Estas rosquillas de pan son el snack perfecto para picar entre horas y reponer fuerzas después de tanta caminata para hacer turismo. Están por todo el país, pero donde más las encontrarás será en Cracovia, donde verás un montón de puestos callejeros vendiéndolas.

Están hechas de pan y pueden prepararse solas o llevar semillas de amapola o sésamo.

10 Papieska kremowka

Este pastel de hojaldre relleno de crema era el favorito de Karol Wojtyla, Juan Pablo II, el papa polaco. Por algo se le conoce como el «pastel de crema papal».

Polonia, un gran país para los golosos

Qué beben en Polonia

¿Te ha llegado con toda esta comida? Seguro que sí. Ya sabes qué comer en Polonia, ahora te voy a contar qué beber.

Té y café

El té se llama herbata y el café kawa. Ambos los encuentras en todos los bares. Y hasta en los supermercados. Una buena opción si vas con prisa, de un museo a otro, y quieres hacer un break para enchufarte una dosis de cafeína.

Yo soy muy cafetero y el nivel de café en Polonia me pareció más que aceptable. Lo sirven de todas las formas posibles: espresso, americano, con leche, capuccino…

Zumos, una alternativa a la cerveza y al vodka

Zumos

Los encontrarás en todos los buffets de los hoteles y la gran mayoría de los restaurantes. Jugos y zumos de diversas clases, mezclados con agua, pero llenos de sabor y con unos colores alucinantes.

Vino

No busques vino polaco. No suele haber ni en tiendas ni en restaurantes y el que hay es de baja calidad. Aquí solo se elabora para producción propia.

Si quieres tomarte una copa de vino tendrás que conformarte con los caldos búlgaros y húngaros. También sueles encontrar en las cartas italianos, austriacos y alemanes. A mí todos los blancos me resultaron excesivamente dulces. Después del tercer intento me pasé a la cerveza.

Cerveza (Piwo)

Si el vino no me entusiasmó, la cerveza me encantó. No suele tener demasiada graduación, pero la tiran muy fresquita y bien servida por lo general.

Estuve en bares que tenían más de 20 grifos de diferentes variedades. Es la bebida nacional y se nota.

No esperes una caña de 20 o de 25 centilitros como en España. Aquí se sirven en vasos de medio litro. Perla, Tyskie o Lech son algunas de la marcas más comunes de Piwo. A mí me gustó la del bisonte: Zubr.

Piwo, cerveza en polaco.

Sidra

Esta bebida hecha con manzana se ha convertido en la bebida de moda en Polonia. Durante el comunismo esta fruta se usaba para hacer un alcohol de mala calidad.

El embargo ruso a las manzanas polacas provocó una reacción nacional. El país —que se había convertido en el mayor exportador a nivel mundial— no aceptó el rechazo de Putin y se dedicó a fabricar sidra y a consumirla para dar salida a la producción.

Vodka

Es casi tan popular como en Rusia. Se bebe con todo, hasta con el Bigos. Su consumo ha bajado en los últimos años, pero sigue siendo muy popular. Tanto que en Varsovia tiene su propio museo.

El vodka polaco tiene su propio sello de calidad. Cuentan las leyendas urbanas que los Rolling Stones tocaron en Varsovia hace 50 años a cambio de un vagón de tren lleno de vodka polaco. Por lo que cuentan Mick Jagger y los suyos fueron incapaces de acabar con todo su caché.

El vodka se produce en las fábricas que lo llevan a los bares de todo el mundo, pero sigue siendo toda una tradición en el mundo rural donde se sigue destilando de manera artesanal.

No te puedes ir de Polonia sin probar unos cuantos. ¡Na zdrowie!

¿Cómo termina una buena comida en Polonia? Con vodka, por supuesto.

Es caro o barato comer en Polonia

A mí me pareció barato. Polonia es un país moderno. Con unas buenas infraestructuras. Con unas tasas de paro bajas, sobre todo en las ciudades. Su integración en Europa ha sido plena, aunque todavía conserva su propia moneda y de momento no se plantea pasarse al euro.

Un euro son 4,3 zlotis (PLN). Como podrás comprobar al hacer el cambio, comprar comida y bebida en sus tiendas y restaurantes, y comer y beber es más barato que en España. Te voy a dar varios ejemplos para que puedas comparar:

En un supermercado puedes encontrar un kilo de patatas por 40 céntimos, uno de pechuga de pollo por 3,50 euros y una botella de vino de calidad media por menos de 5.

En un restaurante o en un bar (de calidad y precio medios) una cerveza —medio litro— te costará 1,70 euros, tendrás un menú del día por unos 6 y podrás cenar o comer a la carta por 23 euros por persona.

Comida tradicional polaca

Pequeño diccionario para saber qué comer en Polonia

  • Bigos. Guiso de col fermentada con salchichas y carne.
  • Barszcz czerwony. Sopa de remolacha servida con raviolis.
  • Borch. Sopa de verduras hecha con remolacha.
  • Chłodnik litewski. Sopa fría hecha con vegetales, remolacha y yogur.
  • Flaki wołowe. Sopa de tripas. Callos.
  • Golonka. Codillo asado.
  • Grzybki. Setas.
  • Kawa. Café
  • Kapuśniak. sopa de col agria con patatas
  • Kielbasa. Salchicha polaca.
  • Losos. Salmón.
  • Makrela. Caballa.
  • Naleśniki. Crepes rellenos.
  • Papieska kremowka. Pastel de hojaldre relleno de crema.
  • Pierogi. Pasta de harina rellena de patata, queso, verduras, setas o carne.
  • Piwo. Cerveza.
  • Sernik. Tarta de queso.
  • Śledzie. Arenque escabechado con cebolla.
  • Steak Tartar. Carne picada macerada con mostaza y salpimentada.
  • Woda. Agua.
  • Zureck. Sopa de harina de centeno fermentada. Suele llevar patata, huevo y salchicha.

¿Te han entrado hambre?

Espero que sí. La oferta para comer en Polonia a mí me pareció atractiva y a un precio bastante bueno. Hay diferentes fórmulas y posibilidades. Espero que esta guía que te he preparado te sirve cuando te enfrentes a una carta de un restaurante si solo está escrita en polaco. Que lo disfrutes.

¿Quieres saber más de Polonia?

Qué ver en Cracovia

Qué ver en Cracovia y cómo enamorarte perdidamente de ella

El casco antiguo de Cracovia es uno de los lugares más visitados de Polonia. Pero no es el único tesoro que guarda esta bella ciudad europea. A continuación te los voy a mostrar todos.

2 comments
Visita a Auschwitz desde Cracovia

Visitar Auschwitz desde Cracovia, cómo hacerlo y por qué

Si viajas a Polonia, si te vas a quedar en Cracovia por unos días, seguro que tienes en mente hacer un par de excursiones. A buen seguro que la de Auschwitz es una de ellas. A continuación te voy a contar cómo fue mi experiencia allí.

0 comentarios
visita a las Minas de sal de Cracovia

Visita a las Minas de sal de Cracovia, el tesoro de Wieliczka

A más de 100 metros bajo tierra, te espera un tesoro que por mucho que te cuente no te puedes imaginar: las minas de sal de Wieliczka. Uno de los imprescindibles de Polonia.

2 comments

Deja un comentario