¿Se puede ir a París y no ver la Torre Eiffel?

Se puede ir a Paris y no ver la Torre Eiffel-1
¿Se puede ir a París y no ver la Torre Eiffel?
Vota este post

La sola mención de la Torre Eiffel nos traslada inmediatamente a París. La asociación del famoso monumento con la capital de Francia es instantánea. Igual que nos ocurre con la Estatua de la Libertad y Nueva York, y, también, con el Coliseo y Roma, por poner otro ejemplo por todos conocido. Visitar este famoso monumento parece obligado. Sin embargo, en nuestra tercera visita a la ciudad de la luz teníamos nuestras dudas.

París nos encanta. Nos enamoramos de ella hace ya más de 15 años. Queríamos seguir investigando y descubriendo nuevos rincones en este tercer viaje, y lo hicimos. Pero cuando estábamos preparando el itinerario por sus calles nos surgió una duda: ¿Se puede ir a París y no ver la Torre Eiffel?

La respuesta es que sí, pero ¡es tan difícil resistirse a su belleza! Siempre tratamos de evitar los lugares masificados. Y aunque buscamos lugares más alejados de las hordas de turistas, en este caso nos resultó difícil resistirnos al encanto —otra vez— de esta espectacular torre de hierro.

Torre Eiffel desde los jardines de Trocadero
Torre Eiffel desde los jardines de Trocadero

A continuación os ofrecemos cuatro razones para verla y una para evitarla en vuestro próximo viaje a París.

Empezamos por lo negativo. Antes de demostrarte por qué tienes que ir a verla te vamos a explicar cuál es la razón por la que dudamos si en nuestro próximo viaje —que seguro que lo habrá— repetiremos visita a este histórico edificio: su masificación. No es que nos moleste la gente. Ellos están allí por el mismo motivo que nosotros. Además, cuando eliges agosto para viajar a Francia —como fue nuestro caso— sabes a lo que te expones. Pero los niveles a los que está llegando la visita a la Torre Eiffel debería hacer reflexionar a las autoridades parisinas.

Todos tenemos derecho a ir allí, pero de alguna manera deberían controlar el flujo de turistas y, sobre todo, evitar el gran zoco en el que se han convertido sus aledaños. Hasta “20 timbas de trileros” contamos entre la estación de metro de Bir Hakeim y las inmediaciones del Campo de Marte . Gustave Eiffel no se merece este desprecio y tampoco los viajeros que hasta allí nos desplazamos para contemplar y admirar su gran obra.

Tore Eiffel París
Torre Eiffel París

Y estas son nuestros cuatro argumentos por los que sí debes ir a ver la Torre Eiffel:

1.- La historia de la Torre Eiffel.

300 metros de hierro construidos en dos años, dos meses y cinco días. Casi 300 millones de visitantes no pueden estar equivocados. El receptor de radio instalado en la torre contribuyó a  la victoria aliada en la Primera Guerra Mundial. Su belleza fascinó de tal manera al general Von Choltitz que desobedeció las órdenes de Hitler para demolerla en la retirada del ejército alemán en el 1944. La bandera tricolor se reflejó en su forjado en 2015 para homenajear a los fallecidos en los terribles atentados que asolaron París ese año.

2.- Seducción.

La Torre Eiffel se nos insinúa desde el momento en que tomamos pie en suelo parisino. Desde todos los lugares de la ciudad veremos su estilizada silueta, ¿cómo resistirnos a su encanto después de haberla admirado desde todos los rincones de la ciudad? Place du Phantéon, Montmatre, Pont Neuf…

Vistas de la Torre Eiffel desde el Sena
Vistas de la Torre Eiffel desde el Sena

3.- Las vistas de la ciudad.

Son muchos los puntos desde los que podemos admirar unas vistas sensacionales de la ciudad, y en muchos casos sin pasar por caja. Pero las que nos ofrece la Torre Eiffel son especiales: por su localización, por el campo de visión que nos ofrece, por la emoción que se siente al subir a esta histórica torre.

4.- Obligación.

Cada uno debe vivir los viajes a su manera. Disfrutar de la forma que mejor le parezca. En El viaje de Sofi solemos disfrutar mucha más de una “simple” tarde en el parque que de las visitas maratonianas. Ya sabemos todos las listas de monumentos imprescindibles que nos señalan las guías de viajes.

Pero, ¿qué sentido tiene viajar a una ciudad y no ver su símbolo más emblemático? En ocasiones, podemos llevarnos decepciones, pero la experiencia nos dice que cuando algo es famoso lo es por un motivo concreto. En este caso, la fama de la Torre Eiffel es totalmente merecida.

Soy Mónica, diplomada en turismo, blogger, y amante de las cosas bellas. Viajera de vocación y de corazón. ¡Sígueme y junt@s preparáremos viajes inolvidables!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies