Muchas de las ciudades castellano leonesas son pequeñas; eso sí, todas muy coquetas. Hoy te voy a hablar de una de las poblaciones de la región con más historia. También una de las más bellas y peculiares, reconocida a nivel no solo nacional, sino mundial. Hace tiempo que tenía ganas de escribir del hogar de Santa Teresa de Jesús. Te cuento a continuación qué ver en Ávila: sus imprescindibles, lo que no te debes perder y mis recomendaciones. Como siempre, con toda la información práctica de horarios, precios y excursiones.

Si quieres huir de la gran ciudad: hacerte una ruta por Soria es una idea estupenda. También puedes acercarte hasta Segovia, aunque si buscas tranquilidad te darás cuenta que muchos turistas las visitan cada fin de semana; una buena alternativa es un roadtrip por los pueblos de esta provincia, como Pedraza o Sepúlveda. Zamora es otra de las provincia menos pobladas de esta región y de todo el país. Ávila, de la que te voy a hablar en los párrafos siguientes, también es un lugar accesible y bastante tranquilo, solo tiene 59.000 habitantes —la provincia no llega a los 160.000—.

Si estás pensando en una escapada de fin de semana por esta ciudad de Castilla y León, seguro que vas a hacer noche en la capital. Te recomiendo dos hoteles para dormir en Ávila. Si estás buscando algo especial y de calidad, el Palacio de los Velada es un alojamiento increíble. Un lugar estupendo para una escapada de pareja; no te olvides de probar su restaurante y su cafetería. Pero si no quieres gastar tanto y prefieres algo más económico, el hostal Le Vintage es una gran opción, limpio, funcional y en el centro de la ciudad. El único problema puede ser el ruido de las terrazas si viajas en fin de semana.

Qué ver en Ávila, guía de la ciudad

Ávila es una de las 15 ciudades españolas reconocidas como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO desde el año 1985. Aquí está la sede del grupo de poblaciones españolas que han recibido ese galardón. Esta distinción la obtuvo por el gran valor de la ciudad vieja y también de las iglesias de extramuros. Su recinto amurallado, conservado de forma espléndida, a veces acapara toda la atención y nos olvidamos de las joyas que hay fuera de él. A mí me encanta ese conjunto tan maravilloso que forman el verde de la ladera, las piedras de la muralla y las montañas al fondo; parece un escenario de película.

Curiosidades de Ávila

Ávila vivió su momento más importante en el siglo XVI gracias a la mujer con la que siempre relacionamos a este lugar, Teresa de Cepeda y Ahumada, más conocida como Santa Teresa de Jesús. Junto con San Juan de la Cruz, que también estuvo por aquí, dieron forma a uno de los movimientos poéticos más importante de nuestra literatura universal, el misticismo.

Este fue un lugar de cruce de culturas. Judíos, moros y cristianos compartieron las calles de Ávila, y todos dejaron su herencia. Las leyendas y las historias se acumulan en sus piedras. Te voy a contar varias curiosidades de Ávila que te ayudarán a entender mejor la ciudad que vas a visitar:

  • El origen de su nombre tiene varias teorías. Hay historiadores que dicen que viene de una denominación cartaginesa, «monte alto y crecido»; otros apuntan que es de influencia hebrea, «confín»; y también del término germánico Awila. Hay estudiosos que hasta hablan de una derivación del vascuence —euskera—: «breña o monte bajo».
  • Ávila es la capital de España situada a mayor altitud, 1131 metros sobre el nivel del mar. Ya sabes ahora por qué aquí hace tanto frío en invierno.
  • Esta ciudad colecciona títulos en su bandera: Ávila del Rey, Ávila de los leales y Ávila de los Caballeros, otorgados por Alfonso VII, VIII y X respectivamente.
  • La leyenda del rey niño es de las más populares. Nos cuenta cómo Doña Urraca tuvo que refugiarse en Ávila para protegerse de su marido —por conveniencia—, el belicoso rey de Aragón, que quería recuperar a su hijastro, el llamado Rey niño. Para asegurarse que realmente estaba en la ciudad el monarca pidió que se lo mostrasen cuando sitió la ciudad. Exigió 60 rehenes para asegurarse que no le pasaría nada a él al acercarse hasta la muralla a ver al Rey niño con sus propios ojos. Efectivamente era él, y en un ataque de ira del rey de Aragón mató a los 60 abulenses que recibió en prenda. El infante creció y se convirtió en Alfonso VII, su recuerdo sigue presente en el escudo de la ciudad.
  • Las murallas eran defendidas por tres poderes: el alcaide —en nombre del rey—, el Cabildo de la catedral —la gran fortaleza de la ciudad— y el representante papal, el obispo. Pero hubo una ocasión en la que Ávila quedó a salvo por el ingenio. Los sarracenos asediaban la ciudad, advertidos por sus espías de que no había soldados dentro. Sin embargo, al acercarse miles de antorchas se encendieron en lo alto de las murallas y espadas y escudos chocaron como advertencia. Los moros dejaron el asalto para otro día sin saber que en realidad en lo alto estaban las mujeres abulenses, haciendo ruido con los cacharros que encontraron y con teas en las manos, lideradas por Jimena Blázquez.
  • Formó parte de la Lusitania romana durante una de las épocas más prósperas que acabó con una terrible epidemia de peste.
  • Hay muchas historias de mártires, santos y santas que tuvieron relación con esta ciudad en el pasado. Una de las más famosas es la de Santa Paula barbada.
  • Ávila forma parte de la Red de Juderías de España. Una asociación que suma a ciudades españolas con herencia sefardí. Se cree que ya en el siglo IV había población judía. Desgraciadamente, aunque fue una de las aljamas más importantes de España —contó con hasta 4 sinagogas— hoy el legado que se conserva es escaso.
  • El mercado medieval. Declarado Evento de interés turístico regional se celebra el primer fin de semana de septiembre. La ciudad se convierte en un gran teatro al aire libre donde están presentes las tres culturas: judía, cristiana y musulmana.

Los monumentos imprescindibles de Ávila

Ya te he contado unas cuantas cosas de la historia de la ciudad, ahora voy a recorrer contigo los monumentos imprescindibles de Ávila. Si quieres saber más sobre ellos, te recomiendo que contrates una visita guiada. A mí siempre me resultan interesantes y es la mejor forma de conocer la ciudad. También puedes reservar un freetour.

Murallas de Ávila

La muralla de Ávila cuenta con casi tres kilómetros de longitud, sus muros tienen tres metros de espesor y una media de 12 de altura. Hay 87 torreones, también llamados cubos, y nueve puertas. Se construyó a finales del siglo XI. Es una de las mejores conservadas de España.

Las murallas se pueden recorrer —hay tres puntos de acceso; y un cuarto para las personas de movilidad reducida— previo pago de una entrada. El trayecto, de más de un kilómetro y medio de distancia, comienza en la Casa de las carnicerías, donde comprarás tus billetes. Este lugar se construyó en el siglo XVI para sacar los puestos de carne del rastro, un sitio que no era muy higiénico. Puedes bajarte en la famosa puerta del Carmen, donde está la espadaña que verás desde diferentes calles de la ciudad. El final del recorrido está en la puerta de la Adaja.

Sobre su origen hay muchas incógnitas. Lo que sí es seguro que fue un esfuerzo ingente encajar las 2.500 piezas que forman esta impresionante construcción. Si escaneas el QR de tu ticket tienes un audioguía en tu teléfono móvil para saberlo todo de su historia y la de la ciudad. La voz de Santa Teresa de Jesús te acompaña durante tu recorrido por los lienzos este, oeste y norte.

Desde la muralla se ve perfectamente y se observa el sentido militar y defensivo que tenía la catedral. En la Edad Media vivir intramuros o hacerlo extramuros marcaba una diferencia social. La mayoría de los palacios están dentro, pegados a la muralla. Habitar aquí implicaba una gran responsabilidad porque estaban obligados a defender con su vida la muralla. No hacerlo era motivo de deshonra para las casas y linajes. Si quieres saber más de esta construcción te dejo este enlace.

  • Precios: la entrada general cuesta 5 euros. Los menores de 12 años no pagan. Puedes comprarlas —con efectivo o tarjeta— en una máquina que hay en la oficina de turismo de la Casa de las carnicerías. Allí está también el acceso a la visita. En el primer piso hay una tienda, donde te validan tu ticket. En ese punto también puedes comprar tus billetes.
  • Horarios: del 1 de noviembre al 31 de marzo, de 10 a 18 horas. En esas fechas los lunes está cerrado. Del 1 de abril al 30 de junio y del 1 de septiembre al 30 de octubre, de 10 a 20 horas. Del 1 de julio al 31 de agosto, de 10 a 15 horas y de 17 a 23 horas.
  • Acceso: por Carnicerías y por la puerta del Alcázar.

Catedral de Ávila

De aspecto sobrio por fuera, en el interior nos sorprenden sus líneas góticas. Es un edificio de cruz latina de estilo borgoñón. Me llamó mucho la atención ver desde la muralla como su ábside, llamado cimorro, era un cubo más de la muralla, un elemento defensivo. No recuerdo una catedral que mezcle de esa forma lugar de culto y fortaleza.

El retablo del altar mayor, emprendido por Berruguete en 1499, es uno de sus grandes tesoros. También son importantes el coro y la girola, donde está el sepulcro renacentista de El Tostado.

  • Horarios de la visita cultural: los viernes, de 17 a 20 horas; sábados, de 11:30 a 20 horas; y domingos, de 12:30 a 18:30 horas. La visita a la torre campanario está cerrada actualmente.
  • Precios: la entrada general cuesta 6 euros. Los menores de 12 años no pagan tique. Cuando está abierta la subida al campanario tiene un suplemento de 3 €. Los martes y los miércoles (excepto festivos y vísperas de festivos) es gratis de 8:30 a 9:30 horas.

Museo convento de Santa Teresa

La iglesia, levantada sobre la casa natal de Teresa de Cepeda y Ahumada, está junto al convento carmelitano. Ambos han sido reconocidos como Monumento Histórico. Debajo de ellos está la cripta, que es ahora el museo teresiano. Hay también una sala de reliquias.

  • Horarios: durante las horas de culto no se puede visitar. Puedes entrar a verlo los días laborables de 10 a 13 y de 17 a 19 horas. Los domingos el horario es más reducido: de 10 a 11 y de 17 a 19 horas. El museo está cerrado de lunes a jueves;, abre de viernes a domingo de 10 a 14 y de 17 a 19 horas.
  • Precios: gratuita para el convento y el museo.

Basílica de San Vicente

Situado extramuros, pero a escasos metros de la muralla, la basílica de San Vicente, construida en granito «caleño», fue construida en el lugar donde según la tradición fueron martirizados y enterrados Vicente, Sabina y Cristeta. Es el gran edificio religioso del románico en Ávila, destaca sobre todo por sus cuidadas proporciones.

  • Horarios: de lunes a jueves está cerrado. Viernes y sábado abre de 11 a 14 y de 16 a 18:30 horas. Los domingos tienes que ir por la tarde, de 16 a 19 hrs.
  • Precios: la entrada normal cuesta 3 euros. Los niños menores de 12 años entran gratis.

Cuatro Postes

Este sitio no puede faltar en tu recorrido por la ciudad. Estas cuatro columnas del siglo XV son el gran mirador de la ciudad. La foto de la portada de este artículo de «Qué ver en Ávila» la hicimos allí. Hay un pequeño aparcamiento. También puedes subir hasta aquí dando un pequeño paseo. Desde la Puerta de la Adaja son unos 8 minutos andando, unos 18 desde la Catedral. El mejor momento para subir aquí es por la noche, para ver la muralla iluminada.

Real Monasterio de Santo Tomás

Los Reyes Católicos fueron mecenas de esta construcción. Es un monasterio dominico del siglo XV. Destaca por sus tres claustros y la bóveda del crucero. Hay 10 esculturas de Gil de Siloé y cuenta con dos museos, uno de Ciencias naturales y otro de Arte oriental.

  • Horarios: de lunes a domingo de 10:30 a 14:00 y de 15:30 a 19:30 horas.
  • Precios: la entrada general tiene un precio de 4 €.

Monasterio de la Encarnación

Si quieres seguir los pasos de la Santa por la ciudad tienes que incluir este edificio religioso en tu ruta. El concepto de este convento era otro antes de llegar ella. Santa Teresa comienza aquí la reforma de la orden del Carmelo, acabando con los lujos y las diferencias sociales, para volver a la clausura y la austeridad.

  • Horarios: de lunes a viernes, de 9:30 a 13:30 y de 15:30 a 18 horas. Los sábados, domingos y festivos de 10 a 13 y de 16 a 18 horas.
  • Precios: el museo cuesta 2 euros.

Otros monumentos interesantes son:

  • Palacio de Superanda. Está cerrado los lunes. Cuesta 3 €.
  • Torreón de los Guzmanes. Es visitable y la entrada es gratuita.
  • Palacio de los Polentinos. También gratis. Abre los 7 días de la semana.
  • Palacio de los Verdugo. Abre de lunes a viernes. Acceso libre.
  • Capilla de Mosén Rubí. Cuesta 1 €. Es gratis para los niños menores de 12 años.
  • Centro de interpretación de la mística. Muy cerca del convento, fuera de la muralla. Tiene un precio de 2 euros.

Conducir y aparcar en Ávila

Seguro que te estás preguntando si es fácil aparcar en Ávila. No mucho, la verdad. Sobre todo en la zona de intramuros. Dentro de la muralla la conducción es más complicada por el suelo adoquinado y por lo estrechas que son muchas de sus calles. Es difícil conseguir plaza, muy complicado si es un fin de semana o un puente. Hay varios parkings con precios alrededor de los 20 euros por día, como El Grande. Una opción es aparcar en la carretera que circunvala la muralla; allí es mucho más sencillo, fue donde yo dejé mi coche.

Hay dos áreas de pago —ambas gratuitas los sábados por la tarde, domingos y festivos—, pero no me parecieron demasiado caras:

  • Zona azul. Solo puedes aparcar dos horas como máximo. El mínimo es de 20 minutos y cuesta 20 céntimos, una hora son 60. Las doras serían 1,10 €. Funciona solo por las mañanas, de lunes a sábado: de 10:00 a 14:00 horas.
  • Zona verde. No hay límite de tiempo. Está vigente de lunes a viernes de 10:00 a 14:00 horas y de 16:30 a 20:00 horas; los sábados solo por la mañana.

Ávila es pequeña y te mueves perfectamente a pie, pero si quieres conocer dos formas originales de transporte: puedes montar en tranvía o hacer un recorrido en tuk tuk.

Comer en Ávila

No podía falta en un «qué ver en Ávila» un apartado de comida. La gastronomía de este lugar tiene tres grandes protagonistas: las judías de El Barco, el Chuletón de Ávila, una carne excepcional —también están muy ricos el solomillo y el entrecot— y las famosas yemas de Santa Teresa. Uno de sus platos más conocidos son las patatas revolconas, patatas machacadas con pimentón y ajo a las que se les suelen echar unos «torreznillos» por encima. La carne está muy presente en todas las cartas del restaurantes, donde tendrás cordero, cochinillo y cabrito. Esta es una ciudad de tapeo, en la que puedes probar productos de matanza como el lomo y el chorizo de olla.

La oferta de Ávila es cada vez más variada. Por lo menos eso me ha parecido a mí. La primera vez que estuve aquí fue hace 15 años, y tengo la sensación de que además de los sitios más clásicos ahora hay también otros establecimientos más innovadores. Si buscas probar las especialidades más típicas apunta estos sitios:

  • El Rincón del Jabugo. Productos ibéricos y carnes avileñas.
  • El Rancho y el Doña Guiomar son dos estupendas opciones para probar el mencionado Chuletón de Ávila. Aunque hay muchas más.
  • El Pórtico: cocina de temporada en la que sobresale el cochinillo asado en horno de leña o la ventresca de bonito a la brasa.

Y si quieres otras alternativas tienes estos lugares menos convencionales:

  • De cine. Fuimos porque teníamos un 20 % de descuento al alojarnos en Le Vintage. Fue todo un acierto. La decoración es muy chula. Estaba todo muy rico y a buen precio. Soy Local Guide en Google Maps y esta fue mi valoración.
  • Gloria Bendita. El lugar es muy chulo y el personal del restaurante es encantador. Mónica se comió unas patatas revolconas con pulpo, sabrosas y originales; y yo una hamburguesa Santa Teresa, pecaminosa… Aquí tienes mi reseña.

¿Quieres conocer más sitios de Castilla y León?

Los pueblos más bonitos de Segovia

Los pueblos más bonitos de Segovia, mis favoritos

Hoy nos vamos de ruta por la provincia de Segovia. Allí están algunos de los pueblos más bonitos de la región de Castilla y León, y de España. Prepara una buena maleta y llena el depósito que comenzamos el recorrido.

2 comments
Qué ver en la Granja de San Ildefonso

Qué ver en la Granja de San Ildefonso

Creo que me estoy aficionando a los reales sitios. Nos volvemos locos cuando visitamos los castillos del Loira y lugares como Versalles, pero se nos olvida que en España tenemos maravillas como la Granja. A continuación te cuento por qué deberías visitarla.

0 comentarios

¿Has apuntado todo lo que tienes que ver Ávila?

Es pequeña, pero esta ciudad da para mucho. Creo que es posible verla en un día, aunque yo te aconsejo reservar una noche de hotel para no perderte nada y saborearla sin prisas. Seguro que lo disfrutas tanto como yo en mis tres viajes a la ciudad de la Santa.

Deja una respuesta