Un día en Bruselas, ruta para turistas

Un-dia-en-Bruselas-ruta-para-turistasjpg-compressor-640x372

Cuando haces un circuito del tipo que sea te sirve para conocer muchos zonas en poco tiempo. Tener un vistazo general de mucho, profundizando en nada. Eso es lo que nos pasó cuando nos embarcamos en la aventura de un circuito por París, Países Bajos y crucero por el Rhin hace quince años. Chupamos mucho autobús y nos quedamos con ganas de pasar más tiempo en cada destino. Muchas guías se empeñan en decirte que Bruselas es una ciudad pequeña y que se puede ver en un día, dos a lo sumo. No lo ponemos en duda. Nosotros estuvimos un día en Bruselas e hicimos lo que hacen todos los turistas.

Atomium, símbolo de la esperanza en el progreso futurista

Atomium de Bruselas
Atomium de Bruselas

Este fue nuestro primer contacto con la capital belga, ya que al llegar en autobús fue el lugar concertado con nuestra guía. Está ubicado en el parque Heysel, a las afueras de la ciudad por lo que la mejor forma de llegar desde el centro es hacerlo en tranvía o metro. El Atomium es a Bruselas lo que la torre Eiffel es a París. Se construyó, precisamente, para la Exposición Universal de 1958 y en seguida se convirtió en una atracción para turistas. Hoy en día, además se ha convertido en el símbolo de la ciudad. Subir en el elevador para contemplar las vistas de la ciudad es toda una experiencia.

La Grand Place, imprescindible en una visita de un día en Bruselas

Grand Place
Grand Place

Empezamos el pequeño recorrido por la ciudad andando hasta la Grand Place. Esta plaza de Bruselas cuenta parte de la historia de la ciudad desde el siglo XI. De todos los personajes que tuvieron relación con ella ninguno ha dejado tanta huella como el escritor francés Víctor Hugo. La vista se te irá de los palacios gremiales, los cafés y restaurantes a la torre del Ayuntamiento con 96 metros de alto. Y, así, vuelta a empezar.

Quieres saber más sobre la ciudad, visita este otro post que habla de Bélgica

Manneken Pis, el niño meón

Maneken Pis
Maneken Pis

Otro de los símbolos de la ciudad junto con el Atomium y la Grand Place es esta estatua de apenas 50 cms y sobre la que circulan varias leyendas. Este fue el segundo lugar en nuestro recorrido turístico. Para completar la ruta de los meones en Bruselas puedes acercarte a ver a Jeanneke Pis, la versión femenina, o el Zinneke, un perro también meón que refleja mejor el carácter mestizo de la ciudad.

La catedral, el principal templo de la ciudad

La catedral
La catedral

 

La última parada en este recorrido de un día en Bruselas fue en la catedral de San Miguel y Santa Gudula. Templo del siglo XIII al XVI que recuerda a Notre Dame de París. Las vidrieras renacentistas y el púlpito Barroco son los reclamos para turistas. Lo que más nos llamó la atención es que el templo no tenía retablo.

Cerveza belga, infinitas variedades

Cerveza belga
Cerveza belga

Después de cenar y con ganas de ver la ciudad a nuestro aire nos fuimos a probar parte de la gastronomía de Bélgica, la cerveza. Hay otras con mayor fama mundial pero en cuanto a variedad a este país no le gana nadie. De camino a la À la Mort Subite, unos de los bares clásicos de cerveza junto con el Delirium Village pudimos ver la Grand Place de noche. Pasamos por las Gallerías St. Hubert, una galería comercial cubierta de las más grandes del mundo y por la calle Rue des Bouchers llena de restaurantes en los que probar los mejillones con patatas.