La iglesia de St. James en Piccadilly, de cara al tráfico pero situada un poco atrás, es un edificio de ladrillo gris cubierto de hollín obra de Christopher Wren.

Y tiene un patio delantero de baldosas ocupado por unos pocos
puestos de antigüedades que venden porcelana, sellos y vajilla de plata.
Jardín en St. James

Jardín en St. James

 

Pero el jardincito de la iglesia, escondido a la vuelta de la esquina,

es deliciosamente británico: finos tallos de lavanda, áster y aquíleguas.

Crecen, con cierto desorden salvaje, entre viejos robles y fresnos.

 

Sofi te invita a que descubras este oasis en medio del barullo londinense.

 

 

Metro Saint james

 


Deja un comentario