Vinos gallegos, de cata por Galicia

Vinos gallegos, de cata por Galicia
Vota este post

Disfrutar de los vinos gallegos es un gran placer para los aficionados a la gastronomía. En este post os vamos a llevar de viaje por las diferentes DO gallegas para que conozcáis los caldos de sus bodegas. Una ruta que hicimos en apenas 100 metros cuadrados el pasado 28 de junio en la vinoteca Ribeirao de Melide. Todo un lujo para los 7.000 habitantes de este pueblo enclavado en el Camino de Santiago. Un templo del vino que no desmerecería en una capital de provincias o en el mismísimo Madrid.

Sabías que: en Galicia hay cinco denominaciones de origen: Monterrei, Rías Baixas, Ribeiro, Ribeira Sacra y Valdeorras. Además, la comunidad cuenta con tres indicaciones geográficas de Vino de la Tierra: Betanzos, Valle del Miño-Orense y Barbanza e Iria.

Albariño, Loureira, Torrontés, Mencía, Godello, Treixadura, Ferrón, Silveriña, Sousón o Brancellao son algunas de las uvas que nos encontramos en los vinos gallegos.

VinotecaRibeirao

Cata de vinos gallegos, disfrutando entre copas

Valdeorras

Copa en mano, empezamos nuestro recorrido de la mano de la propietaria de Bodegas D’Berna. Probamos primero su Godello, un vino blanco afrutado con toques tropicales y unas agradables notas florales. Cambiamos de tercio, y probamos su tinto Mencía. Carnoso, mineral y con un intenso sabor a frutas del bosque. Ubicada en Córgomo (Vilamartín de Valdeorras) la bodega ofrece catas concertadas y ha decidido apostar fuerte por el enoturismo.

Sabías que: La tradición vitícola de Valdeorras se remonta a la época romana. Desde aquella época, el arduo camino recorrido por viticultores y elaboradores fue dando sus frutos, hasta conseguir que en el año 1945 se reconociese la Denominación de Origen Valdeorras por Orden Ministerial.

La DO abarca las superficies vitícolas de los municipios de A Rúa, Carballeda de Valdeorras, Larouco, O Barco, O Bolo, Petín, Rubiá y Vilamartín.

Ribeira Sacra

La siguiente parada nos permitió disfrutar de los productos de una bodega mítica de la Ribeira Sacra, Ponte da Boga. Con una historia que arranca en el Siglo XIX, labrada en la viticultura heroica: duras vendimias en las escarpadas laderas de los cañones del río Sil para conseguir un vino sacrificado y laborioso. Aunque nos tentaron sus premiados blancos, elaborados con uva Godello y Albariño respectivamente, nos inclinamos por sus famosos tintos con crianza.

Empezamos con Bancales olvidados, un Mencía intenso que merece la pena decantar para sentir toda su complejidad. Continuamos por el vino que realizaron para el 800 aniversario de la Catedral de Santiago. Fuimos unos de los afortunados que han podido probar este vino coupage (70% Mencía, 22% Sousón, 5% Merenzao y 3% Brancellao) que tiene una edición limitada de 800 cajas. Para el final, dejamos el Capricho de Merenzao. Como muy bien definen en la empresa: una oda a las fantásticas uvas autóctonas de la Ribeira Sacra.

Sabías que: La Riberia Sacra lleva operando casi 20 años como DO. Esta DO está enclavada en unos parajes mágicos: entre los cañones del Sil, en un paisaje salpicado por monasterios llenos de historia.  Está divida en cinco zonas: Amandi, Chantada, Quiroga-Bibei, Ribeiras do Miño y Ribeiras do Sil.

Aquí, la uva mencía es la estrella. Aunque también encontraremos variedades tintas Merenzao, Brancellao, Sousón, Caiño tinto y Tempranillo como preferentes y como autorizadas Mouratón y Garnacha tintorera y las blancas Godello, Loureira, Treixadura, Dona branca, Galbariño y Torrentés.

¿Es posible beberse todos estos vinos gallegos?

Rías Baixas

Siempre que hablamos de vinos gallegos nos vienen a la cabeza sus estupendos albariños de Rías Baixas; y con razón. Fueron dos las bodegas en las que nos detuvimos largo rato para probar sus caldos. Primero, disfrutamos de la amabilidad de Granbazán que nos deleitó con sus exquisitos vinos blancos envejecidos. Su Limousin nos pareció realmente espectacular.

Luego fue el turno de Bodegas Eidosela. Una cooperativa de emprendedores que tienen como bandera el apoyo a los productores locales que cultivan uva de calidad. Aquí, también dejamos los blancos jóvenes para otra ocasión y nos decidimos por su selección barrica. Un vino sabroso y cremoso de gran cuerpo con un toque goloso que nos cautivó. Para finalizar la cata de esta DO, probamos el Extra Brut de Eidosela, un espumoso con toques cítricos de lo más elegante.

Sabías que:  La historia de la Denominación de Origen “Rías Baixas” comienza en 1980. El cultivo de la vid se produce en tierras bajas, con altitud generalmente inferior a 300 m., próximas al mar y asociadas a los tramos inferiores de los cursos fluviales

Los vinos monovarietales del tipo “Albariño” presentan un color amarillo-pajizo, brillante, con irisaciones doradas y verdes. En nariz poseen aromas florales y frutales finos y distinguidos. Los vinos de tipo “Rosal” y “Condado do Tea” están personalizados por llevar en su composición las variedades “Loureira” y “Treixadura”, respectivamente. Son vinos de intensos aromas y ligera acidez.

Ribeiro

Ribeiro

Nuestra sed de vinos gallegos parecía no tener fin. Refrescamos la copa y nos acercamos al stand de Coto de Gomariz. Una bodega de Ribeiro que produce vinos tan especiales y deliciosos como The Flower and the Bee (La Flor y la Abeja). Caldo hecho con uva Treixadura en su versión blanco y con Sousón en tinto. Un vino gallego premiado por revistas especializadas y que os recomendamos encarecidamente.

Sabías que: En el paso de los romanos por estas tierras, las mesas de los emperadores estuvieron bañadas por los vinos del Ribeiro. Con la filoxera  las variedades autóctonas comenzaron entonces a ceder terreno a otras de menos categoría pero más sufridas. Actualmente el Ribeiro vuelve a sus orígenes y resurge con fuerza apostando por las variedades autóctonas que le dieron nombre.

La Denominación de Origen Ribeiro está situada en la Galicia meridional y cuenta con extensión de 2.800 hectáreas de viñedo. La producción media de la denominación de origen es de 14 millones de kg. de uva blanca y 2 millones de kg. de uva tinta que son elaborados por 99 bodegas

Monterrei

Nos quedaba por probar un Monterrei para completar nuestra maravillosa cata de vinos gallegos, pero ya nos fallaban las fuerzas (teníamos que ir a comer un poco de pulpo de Melide) y estábamos un poco mareados gracias a tanto rico vino gallego. Nos resarcimos al día siguiente con esta DO, eligiendo para la comida un caldo de esta rica DO gallega, un Sila Mencía de 2013. Una estupenda opción con 5 meses de barrica de roble francés.

Sabías que: 381 viticultores y 24 bodegas integran esta joven D.O., una región tradicionalmente vitícola con gran proyección de futuro. La diversidad de suelos, unida a los microclimas en las laderas, tiene por resultado vinos de carácter diferenciado y gran complejidad. Monterrei produce un 70% de variedades blancas y un 30% de tintas, todas ellas uvas autóctonas que confieren carácter a los vinos de Monterrei.

 

 


Otros posts para preparar tu viaje a Galicia:


Y de postre… vermú artesanal gallego

Y cuando ya enfilábamos el camino hacia la puerta de salida, descubrimos que también había un puesto con una de nuestras debilidades, el vermú. Vermú artesanal hecho en Galicia, el de Lodeiros. Probamos el rojo, y también el blanco; ambos deliciosos.

 

 

Webmaster y editor en elviajedesofi.com
Autor de la novela Queremos que vuelvan
Colaborador en zendalibros.com
Maratoniano un par de veces, pensando en una tercera
Amante de los viajes, el marketing digital, el running, la música y la literatura

Deja un comentario