El museo Junibacken, la casa de Pipi en Estocolmo

entrada

Si hay un sitio al que teníamos claro que iríamos sí o sí en Estocolmo era el museo Junibacken. Desde que apareció por la lista de viajes deseados del 2014 me pareció el típico sitio que había que tener a mano por si surgía un viaje a la ciudad escandinava. Lo que no me imaginaba era que íbamos a pasarlo pipa toda la familia, no solo la peque de la casa. Ubicado en la isla de Djurgården, como muchos otros museos holmienses es de visita obligada si vas con niños a la ciudad.

Cómo llegar al museo Junibacken

La isla de Djurgården está muy cerca del centro de Estocolmo y llegar andando puede ser un paseo de no más de veinte minutos. Sobre todo teniendo en cuenta que el Junibacken está al principio de la isla. Otra forma de llegar es coger el metro hasta la parada de Karlaplan (Línea roja 13) y desde ahí el bus 44 hasta la parada del Nordiska. Nosotros cogimos varias veces el tranvía desde la plaza Sergels Torg, directo a la isla y resulta francamente rápido y cómodo.

Precios y horarios del museo Junibacken

Los precios para un adulto son 145 SEK y para los niños de 2 a 15 años 125 SEK, siempre y cuando no dispongas de la Stockholm Card, pues es uno de los museos incluidos en la tarjeta. Totalmente amortizados desde el minuto uno. Ten en cuenta que entres a la hora que entres no saldrás hasta que lo haga el último niño. Los horarios varían en función de los meses del año y aunque en su página web pone que está abierto hasta las 18:00 horas, nosotros estuvimos un sábado y cerró a las 16:00 horas.

Cómo es el museo Junibacken

Se nota que Suecia sí es un país para niños y el museo Junibacken está pensado para las familias. En el exterior hay una zona acondicionada para estacionar las sillas. Nada más entrar, hay una sala con taquillas para dejar objetos de valor con candado, donde guardamos el patín de Julieta y, baños. La tienda y librería está antes de acceder a una de las salsas del museo. Y también dispones de zona de restaurante con comida tipo bufet. Las partes visitables y donde se desatan la histeria infantil colectiva se reparten en dos salas, un recorrido en tren y la casa de Pipi donde también se realizan representaciones teatrales.

Más artículos sobre Junibacken en La gran escapada y Diario del viajero

 

 

 

 

El museo Junibacken, la casa de Pipi en Estocolmo
Exterior
El museo Junibacken, la casa de Pipi en Estocolmo
Sala del museo

 

El museo Junibacken, la casa de Pipi en Estocolmo
Sala del museo

 

El museo Junibacken, la casa de Pipi en Estocolmo
Restaurante
El museo Junibacken, la casa de Pipi en Estocolmo
Caballo Pequeño Tío

2 comentarios

  1. […] Nordiska. Nosotros cogimos varias veces el tranvía desde la plaza Sergels Torg, como cuando fuimos al museo Junibacken, y resulta francamente rápido y […]

  2. […] de un día agotador en Junibacken necesitábamos reponer fuerzas con la más delicada, sutil y encantadora tarta de zanahoria. En la […]

Deja un comentario