Correr en Estocolmo; disfruta el running por la capital de Suecia

Cuando le comentas a la gente que te vas de vacaciones a Suecia, concretamente a su capital, Estocolmo, ninguno se imagina que te has guardado con el mayor de los sigilos tus Adidas Aziro en el fondo de la maleta. De hecho, es algo que no has llegado a decirle a tu pareja hasta que habéis embarcado rumbo al país escandinavo. Llámalo enfermedad, pero los que llevamos ya un tiempo enganchados al llamado running no podemos imaginar una semana en el dique seco, y, menos aún, cuando tienes la oportunidad de disfrutar de algo tan maravilloso como es correr en Estocolmo.

Correr en Estocolmo

Al final, fueron tres las veces que conseguí levantarme con las fuerzas suficientes para echar unos kilómetros a primera hora de la mañana. A los 41, casi 42, intentar seguir el ritmo de tu hija en los diversos parques de los que está plagada la capital nórdica es más cansado que trotar por las cuestas de Fuentes Blancas. Las dos primeras ocasiones, las dedique a recuperarme de la resaca de la media maratón de Burgos y de una última semana agotadora en el trabajo antes de coger las ansiadas vacaciones. Las dos veces, me limité a realizar un pequeño recorrido por el barrio del Sofo y practicar un poco de fartlek, sin demasiadas pretensiones.

El maratón de Estocolmo

Fue al quinto día de mi estancia, cuando ya con las pilas cargadas, me atreví con una preciosa ruta que comparte itinerario con la maratón que se celebra a finales de mayo en la capital sueca. Este tramo del recorrido discurre por la parte norte de Söderlman, paralelo al embarcadero, pudiendo disfrutar de las preciosas vistas que nos regala el lago Malaren que separa el histórico Gamla Stam y el centro de la ciudad. Al cual llegaremos tras atravesar el puente que nos acerca a los pies de su coqueto Ayuntamiento. Aunque correr en Estocolmo es muy intuitivo, no está de más echar un ojo al Google Maps, los cambios de dirección y las ondulaciones del terreno pueden jugarte una mala pasada y correr durante unos kilómetros en dirección contraria a tu objetivo como me ocurrió a mí.

Suecía sí es país para runners

Estocolmo es una ciudad preparada para el deporte, con un montón de kilómetros de carril bici que recorren todos sus rincones. Paralelamente, discurre siempre un sendero para paseantes y corredores. De estos te encontrarás muchos en tu ruta. Y es que a los suecos, y sobre todo a las suecas, esto del running les encanta. Runners de todas las edades lo dan todo desde primeras horas del día.

Por desgracia, me quedé con las ganas de realizar una carrera en la espléndida isla de Djurgarden, donde están localizados el Junikaven, Skansen, el Museo Vasa, el Nordiska y el de Abba. Un lugar idílico para disfrutar de una estupenda jornada de running. Lo dejamos para la próxima. Porque a correr en Estocolmo seguro que volvemos. ¿Será en la maratón?

Deja un comentario